Fotografías con fundamento: El Histograma

En este tercer artículo de la serie trataremos El Histograma.

Veníamos hablando de la exposición, la que mediante el diafragma y la velocidad de obturación en una combinación perfecta nos brindan la posibilidad de obtener una fotografía en todos sus detalles y al referirnos a detalles nos encontraremos que no siempre es sencillo obtenerlos pero, con la práctica será posible.

Si tenemos en cuenta que además de la lectura del fotómetro (esa escala que se muestra en los visores y/o pantallas LCD de nuestras cámaras) tenemos también la posibilidad de visualizar el histograma, que es la representación gráfica de, por un lado en el eje horizontal los valores de negros (a la izquierda) y blancos (a la derecha) y en el eje vertical, la cantidad de píxeles que contiene la imagen para cada tono representado en el eje horizontal.

Profundizando un poco podemos decir que una imagen de 8 bits tiene 256 valores que van del blanco absoluto (255) al negro absoluto (0) por lo que cada valor intermedio es un tono de gris específico.

Para qué utilizaríamos el histograma? En principio hoy al hacer una foto con la mayoría de las cámaras digitales podemos configurarlas para que nos muestre el esquema gráfico (histograma) de la cantidad y calidad de luz que estaría recibiendo el sensor, veremos a la izquierda los negros a la derecha los blancos, ese dibujo se mostrará cambiante tanto si abrimos o cerramos el diafragma como si bajamos o aumentamos la velocidad de obturación. También cambiará si sólo movemos la cámara. Es por lo tanto en términos de precisión el fotómetro perfecto, el que nos muestra en caso de que el histograma posea un dibujo que se pega a la pared de la derecha que nuestra foto saldrá quemada (o contiene muchas altas luces) y si lo hace pegado a la pared de la izquierda que la foto saldrá muy oscura o es que contiene muchos tonos bajos. Por lo tanto si logramos que la luz que reciba el sensor sea la que logre en el dibujo que la zona blanca (derecha) suba un 10-15 por ciento por esa pared, obtendremos toda la información necesaria como para luego revelar la fotografía y encontrar que tiene todos los detalles necesarios.

No olvidemos que también el histograma estará presente en los reveladores que utilicemos y éste será de mucha mayor utilidad si nuestras fotos están realizadas en archivos RAW y no en JPG ya que obtendremos mayor cantidad de información precisamente en esas luces y sombras profundas para poder luego extraer esa información convirtiéndola en detalles.

Finalmente identificaremos una imagen de alto contraste cuando el esquema se nos muestre con picos a izquierda y derecha y un gran valle o pequeños montículos en medio y una foto con una gran gama de grises cuando el esquema se nos muestre parejo en todo el recorrido del eje horizontal. Aprovechemos por lo tanto las herramientas que nos brinda la tecnología para lograr detalles en toda la fotografía.

Hasta la próxima entrega!!

comentarios

roberto attias

Muy clara la información y gratamente entendible y aunque mi cámara no tiene esas especificaciones, aun así, me agrado la enseñanza recibida.

Carlos Goldenberg

Comentario del Autor

Hola, nos alegra que te sea de utilidad la información.
Imaginamos que tu cámara utiliza un sistema de exposición automática inteligente, por lo que se supone no muestra diafragma, velocidad y menos lo haría con el histograma pero, siempre te queda el recurso de utilizar algún editor que sí te lo muestre y con esa posibilidad, saber si los ajustes de exposición realizados por la cámara son correctos y, en caso de que no lo sean, ajustar por medio del procesador, la calidad final de tu foto.
Entendemos que un .jpg tiene muchas limitaciones, pero siempre es posible hacer algo en beneficio del resultado final.

Patricia Alvarez Ovando

Gracias, Carlos, por esta enseñanza!

Deja tu comentario





Tu email es requerido, pero no te preocupes que no se publicará. Puedes usar gravatar para mostrar quien eres.