Fotografías con fundamento: Medición de la Exposición

A partir de ésta entrega, comenzaremos un proyecto que tiene por finalidad ayudar a la comprensión de temas particularmente importantes para la realización de fotografías con fundamento. Nuestro punto de partida será la Exposición a la luz, la que debe ser llevada a la perfección en nuestro accionar fotográfico.

Se puede definir como exposición a la cantidad de luz que recibe el sensor. Podemos asegurar que el arte fotográfico tiene en la exposición su apoyo fundamental, su perfecta medición ha de lograr la visualización de detalles, brillos, tonos, densidad de colores precisos que se correspondan en un todo con el original.

La sobreexposición redundará en una imagen lavada, sin colores firmes, las luces demasiado brillantes como para entender de qué se trata esa fotografía. Tal como nos ocurre al salir de una sala con luz suave directamente al aire libre con un sol brillante, nos veremos encandilados ante semejante iluminación, durará segundos pero, a efectos de comprender la situación es valedero.

La subexposición, será como en una situación inversa, entrar desde el exterior de un día soleado a una habitación en tinieblas, esa primera impresión visual es parecida al de una fotografía que no ha recibido la luz necesaria, empastando las sombras y perdiendo detalles tanto en brillos como en color.

Las cámaras en general poseen varios modos de medición de la luz, desde el automático al manual pasando por el semi automático.
Primero es necesario saber que podemos medir la luz de manera global, en cuyo caso la cámara verá las luces, sombras y medias sombras sobre las que hará un promedio y nos dará un resultado final, es la medición matricial de la que nos tomamos para realizar esa labor.

A continuación un modo más preciso en un área determinada cuando este área ocupa una porción importante en la imagen y es justamente sobre la que necesitamos mayor detalle de textura, contraste y colores. Es la medición de la exposición central que abarca una superficie importante en la imagen (12 mm de diámetro aproximadamente en el sensor de la cámara) sin ser la totalidad de la imagen o la de un punto determinado, porque para ello tenemos la siguiente.

Cuando tenemos una escena con muchas zonas con distintos tipos de luces (similar a cuando utilizamos la medición matricial) pero queremos que una pequeña zona de la imagen sea la que esté perfectamente medida, por ejemplo un retrato a contraluz donde queremos que la piel del sujeto se vea perfecta aún en detrimento de los detalles del fondo. Ésta medición se llama puntual y sólo abarca normalmente un área de no más de 6 u 8 mm en el sensor de la cámara.

En la práctica, tenemos que aprender como cambiar los tipos de medición de la exposición en nuestra cámara y, según el tipo de fotografía que queremos lograr, establecer el tipo de medición de la exposición adecuado para ella (Medición Matricial, Central o Puntual).

El resultado serán fotografías con la cantidad de luz correcta y el nivel de detalles adecuado.

Hasta la próxima entrega!!

comentarios

Deja tu comentario





Tu email es requerido, pero no te preocupes que no se publicará. Puedes usar gravatar para mostrar quien eres.