La Fotografía Urbana II

Lo mejor de todo es que la fotografía urbana nos permite explayarnos sobre los distintos factores que establecen una composición espectacular basadas en puntos de fuga, diagonales, perspectivas, planos disímiles, contraluces y luces que ofrecen un juego muy interesante al que hay que sacar provecho realizando tanto enfoques selectivos con diafragmas abiertos como fotos con profundidad con diafragmas cerrados porque, a decir verdad, lo urbano puede fotografiarse tanto con gran angulares donde las calles, que no terminan nunca, nos darán una mirada especial destacando perspectivas específicas así como con teleobjetivos que aplanan todo a su paso haciendo las veces de tijeras para dejar fuera de la foto lo que molesta. No olvidemos que una reflexión interesante pasa por ver que cuando nuestra ciudad a la que estamos acostumbrados a ver diariamente sin ver cosas extraordinarias es visitada por turistas que a cada paso que dan apuntan y disparan una foto que para ellos pasa por el asombro de lo desconocido queriendo capturar todo aquello que les llama la atención. Otra de las razones por la que debemos prestar atención a lo que nos rodea y hacer las veces de turista en tierras propias.

No perdamos la ocasión perfecta para hacer uso de una de esas armas fotográficas que tenemos guardadas: las exposiciones largas. Sensibilidad al mínimo, diafragma bien cerrado, trípode en pie y disparar a diestra y siniestra. Un monumento, o cualquier otro motivo estático, no se va a mover, pero los coches sí, de forma que con una exposición considerable (varios segundos) lograremos que los vehículos sean sólo una estela y no una molestia.

El tráfico un elemento indeseable en el paisaje urbano pero ineludible. Una exposición larga puede minimizar, incluso erradicar, estas malas compañías que si está en movimiento puede servir para dar dinamismo a una foto estática.
No debemos tampoco perder de vista aquello que no está tan a la vista, valga la redundancia, en las ciudades. En todos los rincones habrá un detalle que nos inspire hacer nuestras fotos más artísticas. Un jardín con flores, un edificio que es una joya arquitectónica de determinada época, una esquina por la que muchos han pasado pero que nadie ha visto… Ahí está la buena fotografía.

Para que un paisaje urbano se destaque por su belleza es necesario y fundamental manejar muy bien el tema de la luz y por supuesto saber observarla aunque sea más fácil hacer una foto con las primeras luces así como con las últimas del día.
La fotografía urbana nos ofrece una gran variedad de temas para trabajar, pero es muy importante tener claro qué es lo que se busca y ante todo reconocer la realidad que rodea nuestro entorno.

La hora azul. Es el instante preciso en el que se oculta el sol, viene la noche y se encienden las primeras luces de la ciudad por supuesto en necesario utilizar un buen trípode para manejar las velocidades bajas o, caso contrario una muy buena cámara que permita el uso de ISOS muy altos so pena de que el ruido digital nos ataque.

El cielo como recorte. Este recurso consiste en mirar hacia arriba, fotografiar un edificio, una columna etc. Y recortar su contorno sobre un cielo limpio.
Marcos naturales. Generan en la fotografía una muy buena sensación de profundidad con resultados compositivos muy dinámicos.

Puertas y ventanas. Son pequeños grandes detalles que transmiten la personalidad de un edificio, de un barrio o de una ciudad. Existen infinitas combinaciones de puertas y ventanas para fotografiar, la magia consiste en saber recortarlos de su fachada.

comentarios

Deja tu comentario





Tu email es requerido, pero no te preocupes que no se publicará. Puedes usar gravatar para mostrar quien eres.