La Luz en la fotografía

Nos encontramos con el justificativo casi popular refiriéndose a que la luz no era la adecuada en determinado momento, sea porque era muy fuerte o muy débil, que estaba nublado o que había mucho sol y eso motivó que el fotógrafo volviera a casa sin las fotos que esperaba traer.

Si estudiamos las características de la luz veremos que en principio sin ella no podemos hacer fotos. Que disponemos del triángulo de la exposición para ajustar los valores necesarios de isos, diafragma o velocidad y que además podemos usar y abusar de algunos accesorios muy difundidos para mejorar el resultado final de manera muy predecible.

Para comprender mejor, dentro de las características de la luz tenemos su color, definido en la fotografía como temperatura de color la que dependiendo de la fuente que la produce veremos en la foto algunos tintes que pueden ser desagradables, como la del día nublado produciendo celestes en las sombras (dominante cian) o amarillos cuando la luz es provista por una o muchas lamparitas, o cuando utilizamos una linterna para pintar con luz, o el flash que no coincide con lo que hemos seleccionado en la cámara haciendo que las fotos también viren al azul. Si bien para el ojo humano estas dominantes casi no existen, para el sensor es un problema a resolver, que no es grave, si hacemos las fotos en RAW y luego corregimos esas dominantes en el procesado.

La luz puede ser de baja intensidad. Las cámaras actuales vienen desarrollándose con sensores cada vez más proclives a soportar altos isos y si no da resultado, decenas de extensiones de software o Plug-ins han sido desarrolladas para eliminar o al menos disimular el grano producido por ruido digital que tanto nos desagrada.

Algo que caracteriza al buen fotógrafo es sin dudas su rápida adaptación a la calidad y cantidad de luz que se presenta en cualquier momento.
Si nos encontramos con una fuerte intensidad luminosa, podemos incluso utilizarla dentro del motivo fotografiado de manera que en la composición quede como un elemento de atracción. También utilizando pantallas reflectoras reflejando ese fuerte caudal de luz para iluminar zonas sombreadas del motivo principal. Otra forma sería, cuando no podemos vencer tanta luz, el utilizar la cámara con flashes dedicados que nos permitan hacer fotos con una alta velocidad de sincronización de manera de opacar la fuente de luz (el Sol por ej.) para, de esa manera, obtener fotografías con mayor dramatismo.

Si fuera el caso en que la luz ambiente corresponde de luces en una calle y estas luces son de color amarillento anaranjado, coloquemos un filtro de gel de color ámbar en el o los flashes, que funcionará de manera perfecta equilibrando luces y convirtiendo mediante el correcto balance de blancos (colocando el mismo en luz de tungsteno) en luz blanca a esa luz amarillenta a la vista del sensor.

Si ya no hay casi luz en el cielo, sólo un vestigio de azul y nubes coloquemos la cámara en un trípode disparemos con los ajustes correctos a la luz ambiente donde la velocidad debe ser para la luz ambiente y el diafragma coincidente con la energía del flash que llegue al modelo u objeto a fotografiar. Podemos utilizar también flashes rebotando o difuminando la luz para crear un ambiente de ensueño con el diafragma elegido tanto para la luz ambiente como para el o los flashes colocándolos a la distancia justa para ese diafragma ya que debemos tener en cuenta que toda luz artificial se rige por la ley del cuadrado inverso es decir: En mecánica ondulatoria la ley de la inversa del cuadrado establece que para una onda como, por ejemplo, el sonido o la luz, que se propaga desde una fuente puntual en todas direcciones por igual, la intensidad de la misma disminuye de acuerdo con el cuadrado de la distancia a la fuente de emisión (Wikipedia).

Siguiendo estas sencillas opciones, no volveremos a casa sin fotos!!

comentarios

claudia Sposato

excelente!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deja tu comentario





Tu email es requerido, pero no te preocupes que no se publicará. Puedes usar gravatar para mostrar quien eres.